Ventajas de enviar a nuestros mayores a una residencia geriátrica

Ventajas de enviar a nuestros mayores a una residencia geriátrica

Para muchas personas, el usar las residencias geriátricas como una alternativa para el cuidado de nuestros mayores es algo casi estigmatizado. Parece que todavía no nos hacemos a la idea de que no tener tiempo para hacernos cargo de ellos es algo normal, y que mandarlos a una residencia o a un centro de día no es deshacernos de ellos o desentendernos, sino que en realidad es proporcionales unos cuidados mucho mejores de los que quizás por nuestra falta de tiempo, espacio o desconocimiento de situaciones médicas podríamos darles en casa.

benviure

Imagen de una anciana en una residencia geriátrica.

Desde estas líneas de hoy, vamos a enumeraros algunas de las ventajas de enviar a nuestros mayores a centros de día. No obstante, está claro que antes de hacerlo debemos buscar un lugar que sea de nuestra confianza, una residencia de garantías como Benviure, una residencia de ancianos en Barcelona, donde un grupo de profesionales multidisciplinares pone a disposición de sus residentes los avances tecnológicos más punteros y las habitaciones más modernas y acogedoras para el cuidado de los más mayores. Necesitamos un sitio como este, que sea un referente en cuanto a la calidad en el servicio y el cariño en el trato.

Así, estas son algunas de las ventajas:

  • Muchas residencias se encuentran ya adaptadas a personas con diferentes tipos de dependencias o patologías e incluso con dificultades de movimiento, bien gracias a ascensores o rampas. De esta forma, los residentes no tienen que limitarse a la hora de desplazarse y pueden salir a tomar el aire a los jardines y moverse con total normalidad por las instalaciones, pudiendo atravesar las puertas con sus sillas de ruedas si fuese necesario, algo que no sucede en los pisos comunes por falta de espacio y de adaptación.
  • La comida es otra de cosas a tener en cuenta, ya que a diferencia de lo que sucede en casa si se encuentran solos y únicamente tienen que cocinar para ellos, en las residencias encontrarán menos elaborados cada día y adaptados a sus necesidades alimenticias, como por ejemplo no poder comer sal o sin huevo para aquellos que sean alérgicos. Además, se respetarán totalmente los horarios, que se repiten de manera regular, algo que es probable que no suceda en casa de los ancianos, en su soledad, o con sus hijos si estos tienen problemas de tiempo y llegar tarde o nunca a la misma hora.
  • El cuidado médico es otro de los factores importantes. Para una persona sola o simplemente una familia sería casi impensable poder permitirse un cuidado médico las 24 horas del día y todos los días de la semana. Sin embargo, en este tipo de residencias, son muchos los ancianos que viven en ellas y el gasto es compartido, por lo que los mayores están monitorizados constantemente.
  • La compañía es también algo que agradecen nuestros mayores, que se encuentran en estos centros con gente de su edad y con la que pueden compartir aficiones y conversación. Si estuviesen solos en sus casas esto no ocurriría, al igual que si los dejásemos sin compañía en nuestra vivienda mientras nos vamos a trabajar.
  • Una ventaja más para los cuidadores que para los ancianos tiene que ver con las destrezas y habilidades que nosotros, como no profesionales, desconocemos. Muchas veces necesitamos mover a los ancianos y cargamos mal el peso y acabamos con lesiones complicadas que nos hipotecan la vida. En este tipo de centro, los trabajadores conocen perfectamente las pautas para realizar estos movimientos y no sufre tanto su cuerpo.
  • Estar en un centro no quiere decir que nos deshagamos de esa persona mayor. Todos estos lugares permiten las visitas de los familiares e incluso tienen sus propias salas para ello, cuando no cuentan con su propia habitación individual nuestros mayores.
  • Por último, y no menos importante, debemos tener en cuenta que los ancianos estarán más activos en estos lugares que en sus viviendas en las nuestras propias, ya que cuentan con personas que les organizan juegos para mantenerlos dinámicos y que no pierdan capacidades debido a la inactividad.

 Compártelo en Facebook

Deja una respuesta