Apartamentos tutelados en Canarias

Apartamentos tutelados en Canarias

Residencia Altavista, Centro de Mayores Mirador de Ifara, Queen Victoria Hospital sociosanitario… en las Islas Canarias contamos con estupendas residencias de ancianos que ayudan a nuestros mayores a tener una mejor calidad de vida durante su vejez, pero… ¿y qué hay de los apartamentos tutelados?

Los apartamentos tutelados son viviendas que se encuentran en edificios que pertenecen a una empresa especialista en el cuidado de personas mayores y dependientes que cuentan con comedores colectivos, gimnasios, salón de actos, salas de actividades, jardín y, por supuesto, enfermería. Las personas, mayores de 65, que deciden vivir en ellos, alquilan la vivienda y obtienen los beneficios típicos de un hotel más una atención sanitaria personalizada de modo que cuentan con servicios de limpieza, servicios de cocina, actividades y mucho más. Por ejemplo, a pesar de que todos los apartamentos son independientes y cuentan con cocina propia, los residentes pueden optar por hacerse su propia comida o bajar al comedor colectivo y disfrutar del menú que preparan diariamente los trabajadores del complejo.

Hablamos por tanto, en mi humilde opinión, de la mejor opción que pueden tener nuestros mayores cuando aún se valen por sí mismos pero necesitan de ciertas comodidades y cuidados que en su casa no tendrían: viven independientes, sin rendir cuentas a nadie, pero obtienen grandes ventajas que le hacen la vida más sencilla.

¿Sabéis cuántos apartamentos tutelados hay en Canarias? Pues creo que ninguno, porque no he conseguido encontrar nada similar en Internet. En la península, sin embargo,  hay muchísimos. Ved por ejemplo San Vital, una de las mejores que he encontrado, donde los ancianos pueden tener su intimidad y el calor de su hogar con una atención personalizada y cercana.

¿Por qué no hay en Canarias?

Saber por qué no hay este tipo de servicio en las islas es muy sencillo, o por lo menos eso es lo que a mí me parece: Turismo. Alquilar un apartamento turístico en las Islas Canarias puede llegar a salir por unos 800 euros a la semana (y los hay mucho más caros también), lo que significa que al mes podemos embolsarnos unos 3.200 euros como mínimo, pudiendo llegar a los 4 o 5.000. Por ende, un empresario que edifica un nuevo edificio, prefiere destinar las viviendas a alojamiento turístico antes que montar un edificio de apartamentos tutelados.

Lo mismo ocurre con la opción de vender el terreno porque, como se valora en función de lo que se puede obtener, la empresa que quiere edificar apartamentos tutelados no puede pagar lo que piden por dicho terreno ya que, si lo pagara, tendría que pedir unos alquileres prácticamente prohibitivos a sus ancianos para poder sufragar gastos y empezar a obtener beneficios.

Conclusión: el dinero lo mueve todo, para bien y para mal, y si bien antes no era tan complicado comprar un terreno para edificar, ahora los propietarios de los mismos ponen unos precios tan altos que sólo quienes se van a dedicar al sector turístico pueden afrontar porque son conscientes de que recuperarán lo invertido. Es la pescadilla que se muerde la cola y si alguien más tiene una opinión diferente a la mía estaré encantada de leerla así que contestad en los comentarios y debatimos 😉

 Compártelo en Facebook